Buscar
  • Karen Padilla

¿Te amas o te toleras?

¿Te amas o te toleras? Pasos para una mejor autoestima

Karen Padilla Anaya


“Quererse a uno mismo es quizás el hecho más importante que garantiza nuestra supervivencia en un mundo complejo cada vez más difícil de sobrellevar” Walter Riso

El amor empieza sobre ti mismo. El primer amor es el que se dirige a ti mismo y después a los demás. ¿Cómo podrías amar si no te amas?


Amar y tolerar son dos cosas diferentes. En ambas hay una decisión y entrega de por medio. Amarte es aceptarte. Así. Tal y como eres. Tolerarte es convivir contigo, sin odiarte demasiado y con muchas cosas sin aceptar en tu interior.


Aquí cuatro pasos breves para mejorar tu autoestima:


El primer paso para mejorar tu autoestima, según Walter Riso en su libro Enamórate de ti, es ser amigo de ti mismo. Los verdaderos amigos están en las buenas y en las malas, pueden darte una opinión honesta sin juzgarte duramente, hay desacuerdos pero sobre todo muchos acuerdos y acompañamiento genuino.


El segundo paso es revisar tus metas, que las posibilidades de alcanzarlas sean reales. Si son inalcanzables, vivirás con la frustración de recorrer un camino sin fin. Además de la eterna sensación de fracaso. No quiere decir que te consientas de más y no te esfuerces y no sigas metas. Pero busca que sean reales, alcanzables y monitoreables. Si tu meta es “ser rico”. Es demasiado ambigua y no es tan sencillo generar un plan de acción. ¿Qué tan rico? ¿A partir de cuándo? ¿Cómo lo conseguirás? ¿Cómo sabrás que lo lograste? Si puedes responderte claramente éstas, y más preguntas específicas, vas por buen camino. Si no, revisa que sea algo más cercano.


El tercer paso es se benigno contigo. No eres perfecto aunque intentes serlo, por lo que no te insultes ni te faltes al respeto cuando sientes un descontento o no logras algo que buscabas. Piénsalo así, si una persona muy amada se equivoca o fracasa en algo que deseaba, ¿lo regañarías, humillarías? O le brindarías tu apoyo, tus comentarios honestos, quizá hasta ofrecerías ayuda si estuviera en tus manos darla. Pues bueno. Lo mismo para contigo. No te maltrates ni seas tu peor juez, sé tu mejor amigo.


El cuarto paso es no te compares. La comparación es una eterna lucha perdida. No somos iguales, y por lo tanto no podemos comparar seres diferentes. No tiene ningún sentido comparar tu físico con otras personas, ni tus talentos, logros, etc. Mucho menos los problemas o fracasos. Tus problemas no son “mas” o “menos” que los de los demás. Tus problemas son TUS problemas. No te minimices, no te victimices tampoco, se realista y responsable ante tus dificultades.


Mejorar la autoestima no se resume en estos cuatro pasos, pero si se puede comenzar con ellos, después de todo, nunca dejamos de conocernos y por lo tanto, de mejorar y aprender de nosotros mismos.

93 vistas0 comentarios
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now