Buscar
  • Karen Padilla

Las leyes del Karma

Karen E. Padilla Anaya

Las leyes del Karma


Seguro en algún momento has escuchado frases como “pagar el karma” o “cuidado con el karma” pero en este artículo quiero compartirte un poco sobre el Karma con un enfoque budista-gestáltico.


Básicamente, en la filosofía budista se promueve la meditación y las acciones del día a día como medio de transformación de nuestro yo interior. A pesar de que está catalogada como religión, quiero enfocarme en ella como filosofía de vida, donde se promueve la sabiduría interior y por lo tanto la conciencia (muy ligado a la Gestalt con el hacernos conscientes”).


El budismo busca el desarrollo espiritual basándose en la comprensión del humano como un ser holístico (aquí otra similitud con la Gestalt). Las leyes del Karma, lejos de pretender auyentar a las personas con miedo, busca que el individuo encuentre armonía consigo mismo y con los demás.


Existen 12 leyes que nos explican como funciona esto y a su vez, nos ayudan a conocer el sentido de las acciones diarias y al aplicar estas leyes, nos encontramos con una vida mucho mas amorosa y llena de respeto a los demás:


LA LEY ESENCIAL


Lo que haces, lo recibes. Es la principal ley en relación con el karma. Cosechas lo que siembras, desde la causa y el efecto, toda acción tiene una consecuencia.

Cuando das amor al mundo, recibes amor. Cuando das críticas y negatividad, tarde o temprano las recibes de regreso.


LA LEY GENERATIVIDAD


La misión de todas las personas es participar activamente en su vida, y eso incluye el crear. Esto se traduce que hay que dejar un mundo mejor del que encontramos, mas limpio, más bello, con más árboles, sonrisas y amor. No quitarle al mundo: SUMARLE al mundo.


LA LEY DE LA HUMILDAD


Todo lo que observamos de nosotros mismos, termina por influirnos. Si solo vemos el lado negativo de las cosas y de nosotros mismos, rechazamos la ley de la humildad. No somos ni tan buenos ni tan malos, hay que estar en el justo medio, como el ying y el yang, consciente de todos mis recursos, de mi luz y mi sombra.


LA LEY DE LA RESPONSABILIDAD


Debemos aceptar la responsabilidad de lo que nos ocurre. Nada sucede por casualidad y nosotros tenemos participación en lo que nos sucede. Hay que afrontar la consecuencias de nuestros actos y aceptar con responsabilidad nuestra parte.


LA LEY DE CONEXIÓN


Todo está conectado, cada acción por pequeña que sea está conectada a un plan mayor, en la medida en la que cuidemos nuestras palabras, emociones y acciones a que estén dirigidas a algo más positivo, también nos estaremos acercando a que nuestro plan mayor florezca a lo que nuestro corazón anhela.


LA LEY DEL DESARROLLO


Estamos cambiando todo el tiempo, fluyendo constantemente. Incluso nuestro cuerpo se regenera cada determinando tiempo, células viejas mueren para darle lugar a las nuevas, pero qué pasa con nuestro desarrollo espiritual? Es de vital importancia alimentar nuestro espíritu de todo aquello que nos hace felices y sanos, cambias tu. Cambia tu mundo.


LA LEY DE LA FOCALIZACIÓN


Comernos el mundo es demasiado. La focalización nos lleva a establecer metas a corto, mediano y largo plazo para encontrar nuestros objetivos de manera mas eficiente. Tienes claras tus metas personales, profesionales, sociales, espirituales?


LA LEY DE LA GENEROSIDAD


Es vital que seamos generosos con el planeta. Con personas, animales y ecosistema. Vivir con compasión a nuestro entorno nos recuerda que somos seres que habitan el planeta. Estamos al servicio del planeta, no al revés.



LA LEY DEL PRESENTE


Aquí y ahora. Vivir en el pasado, pensando en lo que pudo ser, no nos permite tocar el presente, lo que SI es. De igual manera, vivir en el presente en lo que pudiera llegar a ser de nuevo nos aleja a estar conscientes de lo que SI es el día de hoy.


LA LEY DEL CAMBIO


Estamos condenados a repetir los errores mientras no aprendamos de ellos. Cambia nuestra situación cuando aprendemos de nuestras vivencias, de lo positivo como de lo negativo. El universo es tan sabio que si no aprendemos, se nos presenta de nuevo la misma piedra con la que caemos una y otra vez hasta que verdaderamente aprendemos la lección de vida.


LA LEY DE LA PACIENCIA


Después de trabajar, y activamente buscar que nuestros sueños sucedan, hace falta la paciencia para que los logros sucedan. Hay que ser paciente para que la semilla que sembramos, crezca y de frutos.


LA LEY DE LA INSPIRACIÓN

Hay un cortometraje llamado el circo de las mariposas, donde en una de las frases dicen “entre más grande la lucha, más grande la recompensa”. El karma nos indica que somos seres con la capacidad de crear, aprender, evolucionar y trascender.


Como ves, no hace falta ser budista o dejar de creer en tu religión para poder aplicar estas leyes prácticas a tu vida, pues el objetivo es el mismo para cualquier persona de cualquier religión o cultura: Ama. Ríe. Vive. Se feliz


92 vistas0 comentarios