Buscar
  • Karen Padilla

¿Eres una mamá tóxica?

¿Eres una mamá tóxica?

T.G. Karen Padilla


Muchas son las acciones que se hacen “en nombre del amor”. Y así, alguna madres, en nombre del amor educan y protegen a sus hijos de manera que en lugar de contribuir al desarrollo lo obstaculizan y afectan emocionalmente.


Si analizamos a la madre, podemos encontrar que ha sido tóxica sin proponérselo, pues si profundizamos en su historia muchas de sus acciones fueron aprendidas o incluso rechazadas, y como generalmente aprendemos por repetición pues nos encontramos con una madre que repite viejos patrones. En otras ocasiones características de la personalidad, como el celo o el control, repercuten en el estilo de educación.


Los 5 tipos de madres tóxicas son:


CONTROLADORA


Estas mamás encuentran complicado distinguir que sus hijos son un ser independientes a ella, con personalidad, gustos, miedos, capacidades y emociones propias. De manera inconsciente creen que sus hijos son una extensión de ellas mismas, por lo que tratan de controlar lo que el hijo dice o hace y usan frases como “es por tu propio bien” “porque soy tu madre”.

El control puede ir desde la elección de ropa hasta la forma de hablar. Y si son mayores y tienen su propia familia, quieren extender su control a la nueva familia.


DESDEÑOSA

La característica de esta madre es que nada es suficiente, por lo tanto no miran los logros de sus hijos ni los reconocen. Hay que tomar en cuenta que los hijos de manera automática buscan aprobación de sus padres, por lo tanto una persona con una madre así puede dudar de sus propias necesidades y no sentirse dignos, valorados y suficientes.

El desdén puede ir desde no agradecer alguna labor en la casa o regalo hasta no reconocer o hablar de los éxitos profesionales o personales del hijo.


ENVIDIOSA

Son madres que critican a sus hijos así como lo que hacen. Ven consciente o inconscientemente a sus hijos como rivales, por lo que viven en constante competencia. Una persona con una mamá así puede sentir una baja autoestima y no sentirse competente para hacer algo.

La envidia puede ser desde algo físico hasta logros familiares o laborales


NARCISISTA

Se tratan de mamás que se preocupan mucho por el qué dirán y por las apariencias. Aparentemente son madres perfectas pero que no tienen una conexión real con sus hijos y tienden a minimizar logros o problemas por que los de ella son más importantes. Estas mamás piden amor, atención, detalles, pero nigunos son suficientes.

Un hijo que crece con una mamá así tiende a tener miedo de qué dirán, y se exigen demasiado a sí mismos.


INACCESIBLE

Las madres que pertenecen a esta categoría están de manera económica y presencial pero no de manera afectiva. Por más que intentan acercarse existe una barrera afectiva que les impide acercarse, y crecen sintiendo miedo al fracaso así como culpa por el éxito.


El hecho de ser o tener una madre tóxica no quiere decir que es una madre que no ama a sus hijos, sino una madre que no ha tenido otras herramientas para lidiar con sus propias emociones e historia, por su parte correspondería una profunda introspección así como terapia.

Por parte de los hijos, además del acompañamiento emocional de un profesional para rescatar los huecos con los que la persona ha crecido, puede ser ayudar o tomar la parte responsable y romper el ciclo tóxico con límites, no juzgar las acciones de la madre, sino entender que lleva su propia historia. Fomentar la comunicación y no engancharse con frases negativas.

76 vistas0 comentarios