Buscar
  • Karen Padilla

Entender la Gestalt

Actualizado: 2 de may de 2018


Entender la Gestalt

Karen Padilla


Cuando me preguntan a qué me dedico, y digo que a la Terapia Gestalt, las dos respuestas más comunes son: ¿es algo de la gestación? O definitivamente, ¿eso qué es? Y explicar de manera sencilla es complicado porque la palabra Gestalt ni siquiera tiene una traducción exacta y no es solo un tipo de terapia sino también un estilo de vida.

Así que decidí que la primera entrada de este blog necesariamente tenía que ser una breve explicación de en qué consiste y cómo es la forma de vivirse en el mundo con la Gestalt.


¿Qué es la psicoterapia Gestalt?


La psicoterapia Gestalt inició en Alemania con Fritz Perls, es una terapia holística, en el sentido que trabajamos al mismo tiempo con las emociones, el cuerpo, la mente y el espíritu. Esta terapia comúnmente se le asocia con “el aquí y el ahora”, pues nos centramos en el presente.

Además recoge varios aspectos de diferentes corrientes (humanista, conductismo, psicoanálisis, fenomenología, filosofías orientales, existencialismo, logoterapia, etc.) por lo que es bastante completa, decimos nosotros que “sumamos, no restamos” es decir, nos valemos de todos los estudios alternos que tengamos, así como de la propia filosofía Gestalt para que en conjunto y con la creatividad propia del paciente-terapeuta la sesión sea vivencial. En terapia trabajamos con técnicas y dinámicas que ayudan a experimentar las emociones y tomar conciencia.


¿Qué es el Aquí y el Ahora?


Anteriormente recalqué vivencial, pues al basarnos en el Aquí y el Ahora entendemos que lo único real es el momento presente, pues el pasado no tiene manera de cambiarse y el futuro es incierto. Esto se lee fácil, pero en el día a día no es tan sencillo. ¿Cuántas veces no te descubres pensando en lo que tienes que hacer en la semana, en lo que deseas que suceda el siguiente año, tus anhelos a diez años, etc? O piensa en todos esos recuerdos dolorosos que te han marcado y que si los recuerdas las lágrimas saltan o te vuelves a enojar, sí, son cosas que ya pasaron, o que aún no suceden, pero tu cuerpo no lo sabe, tu cuerpo somatiza (es decir, sientes físicamente) los pensamientos.

Si el recuerdo duele, si te enoja, si te trae tristeza, en tu inconsciente no está en el pasado, está en el presente. Ese es uno de los trabajos de la Gestalt, resolver asuntos inconclusos, asuntos del pasado que te afectan el día de hoy para que te sea más fácil concentrarte verdaderamente en el presente.



¿Cómo te puedes concentrar en el presente?


Dándote cuenta.

El darse cuenta es otro pilar de la Gestalt, pues te responsabiliza de tus propias emociones y dejas de “culpar” situaciones o personas externas por lo que tú estás sintiendo. Cuando aprendes a identificar tus emociones, cuando te exploras y logras claramente visualizar qué sientes y cómo lo sientes, estás en contacto contigo mismo, y solo así iniciarás el camino de aceptarte incondicionalmente.

¿Para quién es la Terapia Gestalt?

Para todas aquellas personas (niños, adolescentes, adultos, parejas) q


ue reconocen que necesitan un cambio en sus vidas. En Gestalt trabajamos con toda clase de asuntos: separaciones, duelos, adicciones, conflictos en la pareja, familia, trabajo; manejo de emociones como tristeza, miedo, enojo; dificultades como la depresión, fobia, pánico; así como vivencias que dejaron huella o “círculos sin cerrar”. En general, trabajamos con todo aquello que nos impide ser felices y plenos.


¿Cuál es el fin o el propósito de la Gestalt?


El fin último de la Gestalt es lograr la autorregulación organísmica, donde hay bienestar, equilibrio, coherencia y necesidades cubiertas. Si estamos en este estado, estamos plenos y felices. Fritz Perls escribió una oración, que adoptamos dentro de este punto pues cuando yo estoy pleno, dejo de buscarme en el otro y de buscar que el otro sea como yo quiero, sino que acepto al otro como me acepto a mi.


Yo soy Yo.

Tú eres Tú.

Yo no estoy en este mundo

para cumplir tus expectativas.

Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.

Tú eres Tú.

Yo soy Yo.

Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,

será maravilloso.

Si no, no puede remediarse.

Falto de amor a mí mismo,

cuando en el intento de complacerte me traiciono.

Falto de amor a ti,

cuando intento que seas como yo quiero,

en vez de aceptarte como realmente eres.

Tú eres Tú y Yo soy Yo.


400 vistas0 comentarios
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now